Alberto Lajas
MENÚ

CONSULTA ONLINE

TESTIMONIOS

“Vivo en un pequeño pueblo de Galicia, en el norte de España. Soy soltero y hasta hace dos años vivía con mi madre, hasta que murió. Tengo 60 años, y me jubilaron a los 51 años de la conservera en la que trabajé desde los 17 años, por depresión. Soy un hombre cerrado, introvertido y jamás cuento mi vida y mis problemas a nadie. Un día comencé a sentir mucha soledad, una tristeza muy grande y dejé de salir. Casi no me cuidaba, todo me daba igual. Un sobrino mío, preocupado, me dijo que tenía que ir al psicólogo y yo me negaba porque veía a los psicólogos y psiquiatras como personas frías, que solo quieren dar pastillas. Otro día me dijo que él seguía por Youtube a un terapeuta español, de Bilbao, Alberto Lajas, y que hacía consultas por videoconferencia. Lo arregló todo para hacer las videoconferencias con su ordenador y hasta me pagó las consultas. Así comencé a hacer una consulta semanal con Alberto. Los consejos del maestro y la ayuda de las flores de Bach, y unos complementos de aminoácidos y vitaminas para el cerebro que me dio, fueron mi salvación. Además, he hecho dos cursos con él, y he de decir que hoy estoy muy bien. Me apunté con mi sobrino a un gimnasio, a clases de baile, y allí conocí a la que hoy es mi esposa. Recomiendo mil por mil a Alberto Lajas, no solo es un excelente terapeuta, sino también una bella persona.”

 

José Pedro G. P., España

“Hace un año murió mi hijo de leucemia y me quedé en un estado de shock, sin ganas de nada, depresiva, solo llorando todo el día. Mi hermana Rosa me habló del maestro Lajas, me dijo que ella le seguía por Youtube y que sabía que podía tratarme a distancia, que ella pagaría las consultas, pero que, por favor, no deseaba verme así. Le hice caso y con esfuerzo comencé a ser tratada por el maestro. El me abrió los ojos, me enseñó que la muerte no existe como tal, me ayudó a entender que la misión en la tierra de mi hijo ya terminó y por ello se fue, y que mientras yo lloraba, estaba perdiendo tiempo y energías para cumplir mi misión. Fue después de cinco sesiones con el maestro que me recuperé, tomé las flores de Bach que me recetó y unas vitaminas para mi cerebro, y me animé. Hice el curso ‘cómo canalizar con los seres de luz’ y fue un antes y un después en mi vida. Decidí ser voluntaria en una asociación de mi ciudad en la que ayudo a superar el duelo y a entender que es la muerte a muchas personas que como yo han perdido a un ser amado. “

 

Claudia Patricia Q. R., Colombia

“Hace más de dos años que sigo al maestro Lajas en su canal Youtube y formo parte de su grupo privado de Whatsapp. Un día le escribí por email diciéndole que no tenía dinero para pagar sus consultas, ya que soy madre soltera de dos hijos y sin apenas ingresos. Aun así el profesor, atento y amable, me dio unos consejos por email, gratis, en los que me explicaba que mi carencia económica tenía que ver con mis creencias, y me dio un plan para cambiar mi situación. Le prometí que en cuanto tuviera dinero haría un curso con él. Hice el plan de cinco semanas para la abundancia, y al cambiar mis pensamientos, y trabajar con tapping y mi ángel de la guarda, así como con afirmaciones diarias y frases de Ho Oponopono, todo cambio de forma milagrosa. El padre de mis hijos, que nos abandonó, me pagó 5.000 dólares de atrasos de pensión de alimentos, y una tía mía que vivía en Texas, soltera y sin hijos, al morir me dejó su fortuna y sus negocios. He hecho más de cinco cursos con el profesor Lajas y solo puedo decir que es un ángel puesto en la tierra. Dios me lo bendiga.”

 

María Asunción F. A., México

“El maestro Lajas me cambió la vida. Llegué a su consulta después de visitar a muchos médicos y psicólogos, no creía que él me pudiera ayudar, pero le seguía en Youtube y era mi última esperanza. Gracias al maestro entendí que mis dolores de cabeza y desmayos continuos se debían a que yo no me aceptaba, entendí que al desmayarme era como querer morirme, evadirme de mis problemas. Con un programa de cuatro semanas, mi vida cambió, gracias a las flores de Bach, el reiki, mi trabajo con los decretos positivos y el tapping. Ha pasado un año, miro hacia atrás y veo lo que soy ahora… y solo tengo palabras de agradecimiento.”

 

Rocío C. C. México

“Hace cinco años tuve un accidente de tráfico y perdí las piernas y parte de un brazo. Desde ese día no vivía, solo ‘sobrevivía’: a causa del accidente ya no podía trabajar en mi inmobiliaria. Mi marido se hartó de verme deprimida y se divorció de mí. Hasta mi hija se cansó de verme enfadada y mal todo el tiempo, y se fue de casa. Me quedé sola. Un día, por esas casualidades de la vida, apareció en Youtube un video del maestro Lajas, en el que hablaba de la importancia del amor, de amarse a uno mismo y de entender que no importa lo que nos ocurra, que todo ocurre por algo. Sus palabras me dieron aliento y esperanza,y reaccioné. Rápidamente pedí perdón a mi hija, y le pedí ayuda para poder conectar por zoom con el maestro Lajas cada semana. Antes de la cuarta sesión mi mente, mis pensamientos derrotistas y mi agonía se fueron. Me di cuenta gracias al maestro Lajas de que había caído en el victimismo, y que estaba olvidando el ser maravilloso y milagroso que vivía dentro de mí, que mi cuerpo era un vehículo temporal. Hoy día estoy feliz, llena de esperanza y hago mil proyectos, alguno de ellos con mi hija colaborando con una fundación que hemos creado de ayuda a las víctimas de accidentes de tráfico, a las que enseñamos a valorarse y sobrellevar las cinco fases del duelo cuando pierden a algún ser querido. Solo puedo dar gracias por el día en el que ví en la pantalla de mi ordenador la bella sonrisa del maestro Lajas. Mil gracias."

 

Rosario I. L., Estados Unidos

“Conocí al maestro Lajas hace cinco años en la consulta que tenía en Bilbao, un día acompañando a mi hermana. La verdad es que, en menos de dos meses, mi hermana dio un giro a su vida en salud física, emocional y otros aspectos, y eso se me grabó en la mente. Dado que mi hermana ya estaba bien, yo regresé a mi vida. Hace un año y medio mi novio me abandonó, se fue con mi mejor amiga y mi jefe me despidió. Esos dos sucesos me hundieron y entré una terrible depresión. Mi hermana me llamó un día por teléfono, y al ver lo mal que estaba, me sugirió pedir ayuda al maestro Lajas. Contacté con el maestro y en cinco sesiones mi vida cambió. Me hizo ver que si mi novio y mi jefe no me valoraban era su problema, y en su opinión, que debía aprender a amarme y sacar mis dones. Tomé flores de Bach, aprendí la técnica del tapping, hoy soy feliz con mi nueva pareja, y hace un año que creé mi propia firma de cosmética natural, que está en continuo crecimiento. Conocer al maestro Lajas es lo mejor que me ha pasado, y le doy gracias a Diosito por habérmelo puesto en mi camino.” 

 

Guadalupe D.E., Estados Unidos

“Vivo en una pequeña ciudad con mi hija, mi esposo falleció hace más de diez años de una enfermedad pulmonar. Hace un año, mi hija de 16 años dejó de comer, de ir a clases y adelgazó tanto que me asusté, ya que en pocos meses perdió más de 66 libras, (30 kilos). El médico diagnosticó a mi hija con anorexia nerviosa, y me dijo que esto era difícil de curar. En mi dolor y confusión hablé por con mi hermana María Luisa, que se fue a vivir a Barcelona, en España, y al contarle el caso me dijo que ella había sido tratada de un grave problema de salud con un terapeuta que trabajaba las emociones y el espíritu, el maestro Alberto Lajas. Yo exactamente no sé qué le dijo, pero mi hija desde la primera semana,vino a mí con lágrimas en su rostro y llorando me dijo que tenía que aprender a quererse. El maestro Lajas le dio también unas flores. Hoy día, mi hija está muy bien, ya come, ha regresado a las clases y no solo ha recuperado su peso, sino las ganas de vivir y su rostro refleja alegría. El maestro Lajas no es un sanador, es más que eso, es un ser de luz, con bellas palabras y gran corazón.”

 

Luz María O. P., México

“Por más de cinco años vengo siguiendo al maestro Lajas y no me pierdo ni uno de sus vídeos. Fue precisamente en uno de sus vídeos que anunció que él daba consultas por videoconferencia. Yo estaba con grandes dolores musculares, sobre todo de mis rodillas y mi espalda superior, y ya había ido a muchos médicos y curanderos sin resultado. Comencé un plan de cinco sesiones con el maestro Lajas, y ya en la primera sesión me quedé con la boca abierta, ya que el maestro me dijo que esos dolores de espalda eran porque en mi casa y en mi vida estaba cargando con más responsabilidades de las que podía soportar. Y así era, ya que tenía que cuidar de un hermano discapacitado, de mi abuela, de la casa y de e ir al trabajo cada día. Por lo que haciendo caso del maestro Lajas, pedí ayuda a una prima mía para que me cuidara unas horas a mi hermano y limpiara mi casa. Sobre mis rodillas, el maestro me descubrió que yo no tenía ni tiempo para dar el paso y enamorarme, ya que con 40 años aún no había tenido novio, y cada vez que pensaba en ir con mis amigas a la discoteca o a cenar, pensaba en mis responsabilidades y lo dejaba pasar. Ahora, gracias al tratamiento con el maestro Lajas y sus consejos tengo novio, trabajo menos horas y disfruto de la vida, y por supuesto mis dolores de espalda y rodillas se fueron por completo. Mil millones de bendiciones.”

 

María Teresa B. P., Argentina.

“Desde que tuve a mi hijo, que ahora tiene tres años, comencé a engordar, a deprimirme, se me comenzaron a caer mis cabellos, y mi piel se llenó de horribles granos, y comencé a dejarme por completo, hasta el punto de que ni me levantaba de la cama. Mi marido llegó a pedirme el divorcio. Mi hermana Davinia vino de mi país un mes, preocupada por mí, me dijo que al menos debía distraerme y me aconsejo que viera los videos del maestro Alberto Lajas. Aunque con pereza, comencé a ver sus videos y debo confesar que fue mi salvación. En uno de esos videos el maestro dijo que él daba consultas personales por zoom. Le pedí a mi marido que me diera un par de meses, que me iba a poner en tratamiento con el maestro Lajas, que era un reconocido terapeuta. Mi marido accedió, y comencé con el maestro Lajas y estuve con él un mes y medio. Desde la primera sesión me cambió por completo la vida, me hizo ver que yo decidí venir a la tierra a cumplir una misión y que debía amarme. Me dio cinco sesiones de Reiki, unas flores de Bach específicas para las emociones que tenía en ese momento y fue maravilloso el cambio que tuve. Hoy mi marido y yo estamos muy bien, y yo solo tengo palabras de agradecimiento al maestro.”

 

Corina María S. C., España

Recibe todas mis novedades

Deja tu email y recibirás todas mis novedades. Muchas gracias por tu interés

Debe aceptar la Política de Privacidad.

Contacta conmigo